¿Cómo afecta el vaginismo a los esposos o parejas de las mujeres con vaginismo?

¿Cómo afecta el vaginismo a los esposos o parejas de las mujeres con vaginismo?

 

Los problemas sexuales a causa del vaginismo pueden afectar negativamente todos los aspectos de una relación. Superar el vaginismo juntos puede profundizar y fortalecer los lazos de una pareja y traer necesaria restauración.

Aunque las mujeres experimenten las consecuencias de tener vaginismo más aguda y directamente, es importante reconocer que sus parejas también sufrirán un amplio rango de efectos. A medida que la dura experiencia del vaginismo no tratado se extiende a semanas, meses o años antes de que se encuentren soluciones, la frustración aumenta y la relación puede sufrir demasiada presión. Los efectos del vaginismo en el hombre crean cargas únicas ya que con frecuencia ellos se sienten impotentes y quedan a la merced de una situación que no pueden controlar. Algunas emociones típicas que el hombre puede sentir son:

  • Rechazo – “Estoy tan cansado de ser rechazado todo el tiempo. ¿Qué hay de mal en mí que la hace evitar cualquier tipo de relación sexual conmigo? Primero, era solo la incapacidad de tener relaciones sexuales, pero ahora no me quiere para nada. Todo esto me hace sentir que no soy apreciado.”
  • Empatía – “Mi mujer estaría destrozada si alguien se enterara de esto. Me siento tan mal por ella y sé que está pasando por mucho dolor. Yo se que ella desea el bien y no pretende lastimarme, pero su problema está hiriéndonos a ambos. Me siento mal por ella, y aún así no tengo ni idea de qué hacer.”
  • Culpabilidad – “Me siento tan culpable por querer tener sexo porque sé lo doloroso que es para ella. Ni siquiera la puedo mirar cuando intentamos tener sexo porque sé que le duele y ella está simplemente tratando de aguantar el dolor. Tengo las ‘necesidades’ normales de un hombre, pero no estoy seguro de qué hacer con toda esta frustración. ¿Es egoísta querer estar con la mujer que amo? ¿Hice algo que pudiera haber causado esto?”
  • Enojo – “Tengo que admitir que no siempre he sido el esposo que brinda más apoyo. He estado tan enojado con la situación, enojado con la gente que puede tener sexo y enojado en general. Me enoja cuando ella me aleja o ignora mis insinuaciones. Cuando me doy cuenta que no es su culpa, no estoy enojado directamente con ella, pero continúo enojado por dentro.”
  • Frustración – “Estoy tratando con todo mi corazón y alma de tratar de ver su lado de la situación. Pero, ¿qué acerca de mí? ¡También tengo sentimientos! Lo único que quiero es sentir la conexión emocional que el sexo supuestamente brinda. ¿Es demasiado pedir?”
  • Confusión – “No comprendo! Siempre pensé que mi noche de bodas sería la noche más maravillosa de mi vida y terminó en … nada. Ahora es un año más tarde y aún sin sexo. Los médicos dicen que no han nada malo con mi esposa. ¿Qué podemos hacer?”
  • Temor – “No sé por cuánto tiempo puedo hacer esto. Es decir, realmente la amo pero, ¡vamos! No quiero vivir eternamente en una relación sin sexo. Queríamos tener hijos pero ahora me temo que eso tampoco va a suceder. ¿Cómo va a ser mi futuro si esto continúa?”
  • Distanciamiento – “Mi vida en casa es un desastre y ni siquiera quiero ver a mi esposa en este momento. Así que más vale que ponga mi tiempo en mi trabajo y con mis amigos. Por lo menos mis amigos me aprecian y si estoy ocupado no tengo que pensar en esto.”

Es importante que el hombre entienda que el vaginismo no es algo que la mujer causó intencionalmente para evitar tener sexo. La constricción de los músculos PC que causan que la vagina se ‘cierre herméticamente’ es una reacción inconsciente e involuntaria que sucede sin control o intención.

Aunque una mujer pueda tener mucho deseo de participar en el coito, existe una “desconexión” entre su mente y su cuerpo, lo cual desencadena espasmos en el músculo PC. Existen muchos factores emocionales y físicos que pueden contribuir al desarrollo del vaginismo. Factores emocionales tales como el temor de penetración (no común en todos los tipos de vaginismo) afectarán a algunas mujeres con vaginismo. En estos casos es importante que una mujer entienda y supere su temor y pensamientos negativos sobre el sexo. El auto dirigido inventario emocional incluido en el programa de autoayuda auxilia a que una mujer llegue a la raíz de estos factores y los reemplace con sentimientos sexuales positivos.

No es raro que los hombres “repriman” sus emociones, nieguen el enojo, la frustración y el estrés asociados con vivir en una relación no consumada. Con frecuencia el hombre siente que no puede hablar con nadie sobre su situación. Es posible que también esté preocupado de lastimar a su esposa si le dice a alguien sobre su “secreto”, así que vive con sentimientos guardados de resentimiento y tristeza, por su pareja y por sí mismo.

Lamentablemente, muchas parejas cesan de tener momentos de intimidad debido al dolor y frustración causados por intentos fallidos de coito. El conflicto es común y los problemas en la pareja pudieran escalar mientras el vaginismo continúa sin tratamiento. Es posible que ocurra una pérdida de comunicación a medida que los cónyuges se alejan a su lado de la cama o incluso duermen en camas separadas.

Además del vaginismo, una pareja pudiera también tener que enfrentar la existencia de un padecimiento médico, cirugía o ataque que posiblemente desencadenó el problema, potencialmente causando más estrés en la relación.

 

Existe Una Solución

Típicamente, una vez que se emite un diagnóstico y se comienza un tratamiento, el nivel de estrés general que la pareja ha estado experimentando disminuye. Muchas parejas, después de trabajar en el tratamiento del vaginismo terminan más cerca emocionalmente a su pareja, mejoran sus técnicas de comunicación, y valoran a su pareja y su relación sexual.

 


 

También Vea

Pin It on Pinterest

Share This