¿Qué puede hacer el hombre para ayudar a su esposa/pareja a sobrellevar el vaginismo?

¿Qué puede hacer el hombre para ayudar a su esposa/pareja a sobrellevar el vaginismo?

 

El hombre puede ayudar a su pareja de muchas maneras a través del proceso para eliminar exitosamente el vaginismo.

Cuando la tribulación del vaginismo ataca, con frecuencia el hombre se siente sin esperanza, pensando: “¿Qué puedo hacer acerca de esto? Ella es la que tiene el problema”. Sin embargo, el vaginismo no es solamente el problema de la mujer, es un problema de la pareja. La verdad es que hay una serie de cosas que el hombre puede hacer para ayudar. Informándose más sobre las dinámicas del vaginismo y dando apoyo emocional a sus parejas, son maneras en las que el hombre puede ayudar a su cónyuge a ser más positiva y pasar por el tratamiento más rápidamente. Puede que la prueba sea difícil de tolerar, pero existe esperanza. Una vez que el padecimiento es diagnosticado y el tratamiento comienza, el éxito es el resultado más seguro. Algunas de las maneras en que el hombre puede ayudar a su pareja incluyen:

 

Brinde Su Apoyo

Una relación en la que se da apoyo y amor, basada en el estímulo y el respeto mutuo brinda un excelente entorno para que una mujer avance en el programa. Avanzar algunos de los pasos por sí solas puede ser física y emocionalmente desgastante para algunas mujeres. Cuando el hombre anima y apoya a su pareja, la mujer puede enfocarse en el programa en lugar de en problemas de la relación. El Apoyo puede ser primordial para el éxito de una mujer. El hombre debe considerar simplemente preguntarle a su cónyuge cómo le gustaría que le apoye. Al participar y ayudar con el tratamiento, los cónyuges tienen la oportunidad de ser parte de algo que los une como pareja. Puede ser una increíble oportunidad para ser parte del proceso de sanación de ambos, especialmente cuando existe profundo interés por la otra persona.

 

Sigan los Pasos Juntos

El hombre puede ayudar a su cónyuge siguiendo cada paso del programa juntamente con ella. Leer cada paso juntos ayuda a que el hombre entienda completamente la mecánica del tratamiento y le auxilia a entender dónde es que su pareja se encuentra emocional y físicamente. Ayudar a la pareja a trabajar en las áreas del temor y confusión fortalece los lazos de confianza como pareja, a medida que cada uno conoce al otro de una manera más íntima, más allá del coito. Cuando el hombre mismo se informa sobre el vaginismo, puede hablar con su pareja con conocimiento y sensatez. El hombre puede ayudar a su pareja a permanecer motivada, enfocada y a seguir avanzando por encima de las dificultades emocionales, el estrés y los sentimientos de derrota. Su participación voluntaria e informada en aquellos ejercicios que lo incluyen directamente, ayuda también a facilitar la transición del coito doloroso o problemas de penetración.

 

Celebre los Logros

Lo que pudiera parecer un paso pequeño para el hombre, pudiera ser una gran victoria para la mujer que sigue el tratamiento del vaginismo. Pequeños regalos como salir a cenar, comprar un pequeño presente, escribir una tarjeta de felicitación o dar un masaje, etc., puede ayudar a animar a la mujer durante el proceso. Celebrar y hacer que cada victoria se sienta especial, ayudará a las esposas a ver el proceso como un reto que vale la pena. Cuando el hombre muestra interés y emoción positiva sobre el progreso, ayuda a que la mujer se mantenga motivada y continúe adelante.

 

Mantégase Positivo y Paciente

Con frecuencia, mientras que el hombre espera ansiosamente que su esposa haga progreso en los pasos, existe la tendencia a proyectar presión y negatividad, lo cual puede causar en la esposa sentimientos de estrés y derrota. El hombre debe tratar de mantenerse positivo y paciente en su actitud, manteniendo una perspectiva balanceada y de esperanza. El ser fuerte y constante, durante periodos donde la esposa se siente débil o vulnerable, crea un ambiente seguro que ayuda a que la mujer se siente más segura y llena de esperanza.

 

Continúe la Intimidad

Instamos a las parejas a que continúen compartiendo un estilo de vida íntimo, aunque el coito aún no sea posible (nótese que durante los pasos iniciales del programa no se deberá intentar el coito). La completa evitación del contacto sexual, por lo general magnifica los problemas en las relaciones y agrava los problemas. Sin contacto físico, los sentimientos de temor, vergüenza, culpa o rechazo tienden a acumularse. El hombre puede intentar fomentar una vida sexual continua que sea viable, temporalmente sin el coito, buscando formas alternativas para dar y recibir placer con sus esposas. Uno de los aspectos positivos del vaginismo para las parejas, es aprender a complacerse el uno al otro de maneras no previamente consideradas. El toque corporal sensual y la estimulación manual pueden reducir la tensión y construir la confianza. Mientras se pasa por los pasos iniciales del tratamiento, es mejor eliminar la presión de realizar el coito con penetración de la ecuación sexual, no obstante, es importante formar lazos íntimos por medio de otras opciones de intimidad sexual.

 

Únase al Foro

Otra manera de auxiliar al proceso es uniéndose al foro de vaginismo. Los hombres pueden leer las luchas de otras parejas, para así obtener una mayor comprensión de los obstáculos y para ser animados al leer las victorias de otros.

 

No Se Vuelva Demasiado Pasivo

Existe la tendencia de que los esposos de mujeres que enfrentan el vaginismo se vuelvan demasiado pasivos y que “entierren” su naturaleza sexual y deseos de intimidad. Cuando los intentos de consumar o desarrollar una intimidad sexual fracasan y causan una continua ansiedad y tristeza en sus esposas, su tendencia natural es la de enterrar estos deseos para evitar mayor angustia. Si los hombres se vuelven demasiado pasivos, pudieran no abogar por sus propias necesidades y si continúan puede que permitan que sus esposas posterguen el tratamiento y magnifique los problemas de la pareja. Recomendamos que el hombre trate de animar, calmada pero firmemente, a sus esposas a seguir adelante con el tratamiento. Así mismo, el hombre necesita abogar por sí mismo, e insistir en una resolución del componente sexual de la relación para que esta funcione adecuadamente de madera duradera. Ya que el tratamiento del vaginismo tiene alto éxito, es innecesario que el hombre tome una posición de eterno sufrimiento y sacrificio. Un matrimonio sin consumar es por lo general una carga pesada para la pareja y usualmente termina en relaciones rotas y/o en daño emocional si es que nada se hace para restaurar el componente sexual y para traer curación. Por estas razones, animamos a los hombres a tomar responsabilidad y continuar abogando con delicadeza por una restauración.

 

Un Futuro Positivo

Afortunadamente, el vaginismo es un padecimiento que tiene soluciones de tratamiento positivas (a diferencia de padecimientos debilitantes con pocas opciones de tratamiento). Las parejas están eufóricas en completar el tratamiento, y que el dolor y problemas de penetración ya no sean un problema. Para parejas que anteriormente no han consumado, el pasar de un coito imposible de lograr al coito completo y libre de dolor es un resultado realista y normal.

Pasar por las tribulaciones del vaginismo puede definitivamente poner a prueba una relación, pero pasar por el tratamiento juntos con éxito también puede fortalecerla. El estímulo, el amor, la paciencia, y la comunicación pueden ser de gran ayuda para sostener relaciones. Al vencer juntos, las parejas podrán comenzar de nuevo a crear nuevas y placenteras experiencias y disfrutarán de una relación fortalecida en el proceso.

 


 

También Vea

Pin It on Pinterest

Share This