¿Cuáles Son las Causas del Vaginismo?

El Vaginismo es un padecimiento singular ya que puede ser el resultado de una combinación de causas físicas o no físicas, o que pareciera no tener causa alguna.

¿Cuáles Son las Causas del Vaginismo?

El Vaginismo es un padecimiento singular ya que puede ser el resultado de una combinación de causas físicas o no físicas, o que pareciera no tener causa alguna.

Para muchas mujeres, el vaginismo viene como una sorpresa. Inesperadamente, durante los intentos de coito se presentan constricción inexplicada, incomodidad, dolor y problemas de penetración. El dolor se produce debido a la constricción de los músculos que rodean la vagina (músculos PC). Ya que esto ocurre sin la intención consciente o el control de la mujer, puede ser muy desconcertante.

Cycle-of-Pain-callout-ES

Como reacción a la anticipación del dolor, el cuerpo automáticamente aprieta los músculos vaginales, tratando de protegerse así mismo de daño. El sexo se vuelve incómodo o doloroso, y la penetración pudiera ser más difícil o imposible dependiendo de la severidad de la constricción. Con los intentos de sexo, cualquier incomodidad resultante reafirma la respuesta reflejo intensificándola aún más. El cuerpo experimenta un aumento del dolor y reacciona resistiéndose aún más, arraigando más esta respuesta y creando un ciclo de dolor.

Debido a que el vaginismo puede ser desencadenado por eventos físicos tan simples como una inadecuada estimulación sexual o lubricación, o emociones no físicas como ansiedad general, es importante que se entienda que el vaginismo no es culpa de la mujer. Una vez desencadenada, la constricción involuntaria del músculo ocurre sin una dirección consciente; la mujer no ha ‘causado’ o instruido su cuerpo a ponerse tenso y no puede simplemente detener la constricción. Las mujeres con vaginismo inicialmente pueden ser sexualmente receptivas y desear profundamente hacer el amor, pero después de un tiempo pueden apagarse debido al dolor y sentimientos de fracaso y desánimo. Es extremadamente frustrante no tener la capacidad de tener relaciones sexuales placenteras.

La anticipación de dolor, ansiedades emocionales o mensajes sexuales enfermizos pueden contribuir, y reforzar, los síntomas de vaginismo. Con frecuencia, aunque no siempre, existen sentimientos profundos y negativos tales como la ansiedad y el miedo asociados con la penetración vaginal.

Los desencadenantes emocionales que resultan en síntomas del vaginismo no son siempre fácilmente aparentes y necesitan ser explorados. Es importante que los procesos efectivos de tratamiento también aborden cualquier desencadenante emocional para que se pueda disfrutar de una relación sexual placentera completamente libre de dolor.

Ejemplos de Causas No Físicas

Temores Temor o anticipación de dolor de coito, temor de no estar completamente curada después de un trauma pélvico, temor de dañar el tejido (p.ej. “desgarre”), temor de embarazarse, preocupación de que un problema médico pélvico pudiera volver, etc.
Ansiedad o estrés Ansiedad general, presiones por el desempeño, previas experiencias sexuales desagradables, negatividad hacia el sexo, culpabilidad, traumas emocionales u otras emociones sexuales enfermizas
Problemas de pareja Abuso, desapego emocional, temor a la responsabilidad, desconfianza, ansiedad sobre sentirse vulnerable, pérdida de control, etc.
Eventos traumáticos Abuso emocional/sexual del pasado, testigo de violencia o abuso, memorias reprimidas
Experiencias de la niñez Paternidad demasiado rígida, enseñanzas religiosas desequilibradas (p.ej. “El sexo es MALO”), exposición a imágenes sexuales impactantes, educación sexual inadecuada
Ninguna causa A veces no existe una causa identificable (física o no física)

Ejemplos de Causas Físicas

Padecimientos médicos Infecciones de las vías urinarias o problemas de micción, infecciones por levadura, enfermedades de transmisión sexual, endometriosis, tumores pélvicos o genitales, quistes, cáncer, vulvodinia / vestibulodinia, enfermedad pélvica inflamatoria, liquen plano, liquen sclerosus, eczema, psoriasis, prolapso vaginal, etc.
Parto Dolor de partos normales o dificultosos y complicaciones, cesáreas, abortos, etc.
Cambios relacionados a la edad Cambios hormonales y menopausia, resequedad vaginal / lubricación inadecuada, atrofia vaginal
Incomodidad temporal Dolor temporal o molestia debido a una estimulación sexual insuficiente, lubricación vaginal inadecuada, etc.
Trauma
pélvico
Cualquier tipo de cirugía pélvica, examinación pélvica dificultosa u otro trauma pélvico
Abuso Ataque físico, violación, abuso o ataque sexual / físico
Medicamentos Los efectos secundarios podrían causar dolor pélvico

¿Sabías Usted?

El vaginismo no tiene una causa obvia (ver Diagnóstico). A veces las mujeres con una niñez casi perfecta, relaciones excelentes, educación sólida y algunas ansiedades, tienen problema encontrando una posible explicación de lo que causó su vaginismo. Afortunadamente, aunque es de utilidad conocer las causas, no se necesita tener completo conocimiento de dichas causas para completar un tratamiento exitosamente.

El Vaginismo Con Otros Padecimientos Médicos

El vaginismo con frecuencia es un factor complicado en la recuperación de otros padecimientos de dolor pélvico. El vaginismo puede coexistir con otros padecimientos médicos, posiblemente desencadenado por el dolor pélvico temporal resultante de estos padecimientos. O puede ser la única causa del dolor sexual que se identifique después de abordar los problemas médicos originales. Cuando la causa subyacente ha sido resuelta o manejada, y el constante dolor, la molestia o dificultad de penetración continúa,  lo cual típicamente es causado por el vaginismo. En casos en los que claramente existe el vaginismo y otro problema pélvico médico simultáneamente, ambos problemas necesitarán ser tratados para asegurar una resolución completa. Si no se aborda el otro padecimiento médico, será difícil resolver el vaginismo ya que continuará siendo desencadenado por el dolor causado por el otro problema.

El Papel del Grupo Muscular PC

Cómo contribuye al dolor sexual o problemas de penetración

Los músculos del piso pélvico que predominan en el vaginismo se llaman pubococcígeos o grupo muscular (PC). El grupo muscular PC juega un papel clave en la función del sistema reproductivo, vías urinarias, e intestinos de la mujer. Los músculos permiten a una mujer a orinar, tener coito, tener orgasmos, completar movimientos intestinales, y parir bebés. Por tanto, son también referidos como los músculos del piso pélvico, los músculos vaginales, o los músculos del amor. Con el vaginismo, la mente y el cuerpo han desarrollado una memoria muscular o respuesta condicionada en contra de la penetración. El cuerpo ha aprendido a esperar o anticipar el dolor ante la penetración, por lo que el músculo PC “retrocede” o se contrae para protegerse del posible dolor de coito. Esto es equivalente a parpadear automáticamente los ojos y contraer la cara cuando se arroja un objeto contra nosotros. No es algo que una mujer está pensando hacer, simplemente sucede.

Los espasmos causan ardor o dolor con penetración o movimiento y hasta pudieran bloquear completamente la entrada. El grupo muscular PC es grande y muy fuerte. Rodea la abertura urinaria, la vagina, el ano en un patrón de figura en ocho con un asa de músculos rodeando el área vaginal y la otra asa alrededor del área anal. En cada extremo, los músculos se adhieren al esqueleto y soportan y sostienen en su lugar los órganos pélvicos y abdominales como una red, formando el piso pélvico.

PC-Muscle-Group-ES

Músculos PC – La anatomía del área del piso pélvico femenino subraya los músculos internos llamados pubococcígeos o grupo muscular PC. Este es el grupo muscular que se tensa involuntariamente cuando ocurre el vaginismo. Este potente grupo muscular rodea el área vaginal y anal completamente.

Nunca completamente relajados, pero siempre parcialmente contraídos, los músculos PC están listos para entrar en acción en el momento que perciben la necesidad, contrayéndose poderosamente aun sin que la mujer lo perciba. Por ejemplo, ellos permiten que una mujer retenga la orina o controle sus movimientos intestinales hasta el momento conveniente, sin que ella siquiera lo piense. En el vaginismo, durante el intento de penetración, los músculos PC se contraen involuntariamente, sin el pensamiento consciente (pensamiento), y contraen la abertura vaginal. Esta contracción es lo que hace el coito incómodo, doloroso o imposible. El dolor con frecuencia ocurre sin que se sepa la causa. La frustración es común ya que la mujer sabe que algo está mal, pero no está informada sobre el problema del vaginismo y del tratamiento que está disponible.

Reentrenando el Cuerpo

Reentrenar su grupo muscular PC a que tenga una respuesta diferente a la anticipación del coito es clave para el éxito del tratamiento del vaginismo. El proceso de aprender a tomar un control consciente de este grupo muscular, cambia el reflejo condicionado para que ya no ocurran las contracciones (modifica las memorias musculares o respuestas condicionadas). Los pasos de un programa efectivo abordarán de una manera integral los componentes corporales y mentales para resolver todos los desencadenantes de manera que cuando se intenta el coito los espasmos involuntarios ya no suceden y el dolor es eliminado (véase Tratamiento para más información).

Pin It on Pinterest

Share This