Historias del Vaginismo

Dramatizaciones de experiencias reales para ayudar a las mujeres a determinar si tienen el padecimiento.

(Para leer relatos de la vida real, vea Comentarios.)

Historias del Vaginismo

Dramatizaciones de experiencias reales para ayudar a las mujeres a determinar si tienen el padecimiento.

(Para leer relatos de la vida real, vea Comentarios.)

Gloria

Ardor y constricción por ninguna causa aparente

“Tenemos 9 años de casados y dos niños maravillosos. Desafortunadamente, las responsabilidades familiares y trabajos llenos de estrés realmente limitan nuestro tiempo juntos. El agotamiento hace que el sexo parezca una tarea más, una cosa más que tenemos que hacer y que no podemos disfrutar por falta de tiempo, y que ahora ni podemos hacer. No sé si es consecuencia de mi estilo de vida tan ocupado y estresante, o si es resultado de ‘estar fuera de práctica’, pero hace un año el coito empezó a ser muy doloroso. Empezó con una sensación de ardor en ocasiones durante el sexo. Me hallé más y más ansiosa de que me volvería a doler y generalmente así sucedía. Mis consultas al médico no revelaron más del típico consejo ‘usen más estimulación sexual o más lubricante’. Ahora parece que mi cuerpo simplemente se ‘tensa’ y prácticamente no podemos tener relaciones sexuales. La penetración es dolorosa y además del ardor siento constricción, espasmos, incomodidad y ansiedad. El placer se ha ido, y solamente queda la expectativa de la incomodidad y frustración. Nuestro matrimonio está siendo afectado y se siente como si un profundo abismo está creciendo entre nosotros ya que las relaciones sexuales se han vuelto imposible. Mi esposo y yo peleamos mucho más y sé que su impaciencia está aumentando. No quiero que mis hijos se conviertan en otra estadística más del divorcio a causa de esto. Simplemente no sé qué hacer”.

Melisa

Una gran decepción

“Tengo veintiocho años, soy maestra y estoy casada, pero todavía me siento como niña. Mis alumnos de la secundaria siempre conversan de lo estupendo que es el sexo. Me da coraje y me pregunto por qué pueden tener sexo tan fácilmente. Ellos se acuestan con cualquiera sin siquiera quererse. No es justo que sea tan difícil para mí. Mi esposo no entiende mi dolor, y creo posiblemente me abandone si no recibo ayuda pronto. Existe esta gran decepción en nuestras vidas, y hasta este momento no hemos podido hablar de esto con nadie”.

Raquel

Problemas después de la menopausia

“Sabía que la salud cambia con el pasar de los años, ¡pero esto demasiado! Comencé a experimentar la menopausia a mitad de mis cuarentas y desde ese entonces mis hormonas han estado actuando fuera de control. Mi esposo y yo siempre tuvimos muy buenas relaciones sexuales y estábamos ansiosos de llevarlas al siguiente nivel después de que nuestros hijos se graduaran de la preparatoria. ¡Fue entonces cuando mis hormonas me atacaron! Empecé a sufrir de resequedad vaginal y aunque usábamos lubricantes tener coito dolía y sentía como si mi vagina se hubiera ‘encogido’. Mi doctor dice que esto es algo normal en la mujer al avanzar en años… (¿¡qué!? yo no quería oír eso) ¡pero yo conozco mujeres que tienen vidas sexuales muy activas, incluso en sus sesentas, setentas y hasta más! ¡No me puedo dar por vencida a los 48 años! Pero cuanto más años tengo, más odio el sexo. Parece ser tan complicado”.

Verónica

Tan pronto como él se mueve, siento incomodidad

“Después de dos años de matrimonio uno pensaría que ya deberíamos haber superado esto. Con un poco de esfuerzo, hemos podido lograr que él entre, pero tan pronto él trata de moverse siento incomodidad y una punzada de dolor que nos fuerza a parar. Nuestro médico local recomendó que usáramos más lubricante pero parece hacer muy poca diferencia. Después de ser examinada por un especialista, me dijeron que todo se veía bien y sin embargo es obvio que existe un problema. Créame: No estoy ‘loca’, realmente quiero tener intimidad y empezar una familia. ¡Simplemente necesito que alguien me ayude a descifrar qué es lo que está mal!”

Samanta

Me siento un fracaso

“Me siento un fracaso. ¿Por qué no puedo tener sexo? Lo peor de todo es la manera en que esto ha afectado mi relación con Dave, mi esposo de más de cuatro años. Nunca he podido permitirle que penetre mi cuerpo, y sin embargo deseo mucho estar cerca de él en esa forma y corresponder a su amor. El miedo de haber sido abusada sexualmente hace muchos años continúa aflorando. ¿Pudiera ser este el problema? Tengo pensamientos enfermizos sobre mí misma y me siento atrapada. Mi mamá se ríe de mí y me presiona para que inicie una familia, pero ¿cómo podría siquiera embarazarme?”

Julia

Ambos vírgenes cuando nos casamos, y seguimos siendo vírgenes

“Los dos éramos vírgenes y esperamos hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales. Pero en nuestra luna de miel nos sorprendimos y decepcionamos al ver que no podíamos consumar la relación. Siempre sospeché que mi vagina era demasiado pequeña, porque nunca me pude insertar un tampón (sin importar qué tanto tratara). La visita a mi doctora fue muy vergonzosa. Ella muy fríamente me dijo que lo que necesitaba era seguir tratando. Hemos tratado en innumerables ocasiones y sin embargo cualquier intento de meter el pene falla y me causa un dolor ardoroso. No parece caber. Nada de lo que he leído sobre el sexo dice algo al respecto. ¿Qué puedo hacer?”

Lidia

Problemas después de parir

“Siempre me he preocupado por mi salud y he sido activa. Teníamos una relación sexual divertida y romántica, hasta el momento que nació nuestra hija. El parto fue relativamente normal, aunque fue doloroso, y el médico fue cuidadoso al coser un pequeño desgarre. Ellos dicen que estoy completamente curada y que no queda cicatriz, pero ahora mi cuerpo se tensa cuando trato de que él entre y simplemente es incómodo. Aunque el ginecólogo me ha examinado y dice que todo está bien, es como que mi cuerpo dice que algo está mal. Algo debe estar mal porque tengo buena salud y no hay una razón lógica para esto. Tenemos una bebé hermosa y siento que ni siquiera la podemos disfrutar debido a nuestros problemas sexuales. Sólo quiero que todo regrese a ser como antes”.

Amanda

¿Debería darme otra oportunidad?

“Estoy entusiasmada con un nuevo hombre en mi vida. Me encantaría llegar a tener una relación más íntima con él. Pero, me pregunto por qué me querría un hombre cuando ni siquiera puedo tener sexo. Mi último novio se cansó de esperar y me dejó. Eso fue hace tres años. ¿Debería darme otra oportunidad? ¿Cuándo y cómo le hablo del vaginismo? No sé si pueda soportar el dolor y el rechazo de otra relación rota. A veces me parece más fácil estar sola.”

Juan y Diana

Esposo frustrado

“Hemos estado en terapia durante tres años tratando de averiguar por qué Diana parece no poder tener relaciones sexuales. Estamos agotados emocionalmente y escasos de dinero. Parece que lo único que hacemos es ‘hablar, hablar y hablar’ mientras se nos pasa la vida. Todavía no tenemos sexo y tengo dudas sobre un futuro juntos. Nos queremos y amamos profundamente, pero esto nos está separando. Me pregunto si hay algún problema físico, sin embargo, el doctor ha descartado cualquier problema. El consejero piensa que algo en el pasado turbio de Diana está causando este padecimiento pero no ha podido hacerlo aflorar. Nos esforzamos por mantener una disposición alegre y mantener la apariencia de que todo está bien, pero no es así.”

Amanda

Problemas después del engaño de mi esposo

“El peor día de mi vida fue cuando me enteré que mi esposo estaba engañándome. Después de seis años de matrimonio, estaba devastada porque realmente pensé que teníamos una relación confiable. Sorprendentemente, él rompió la relación con esta mujer y me dijo que quería que lo volviéramos a intentar. Fuimos a consejería para restaurar nuestro matrimonio. Dios ha hecho milagros en nuestra relación y parece que estamos encaminados a ser sanados en todas las áreas, excepto en el sexo. Estoy teniendo mucha dificultad confiando en él con lo más íntimo de mí. Me lo imagino con la otra mujer y me cierro emocionalmente. Cada vez que tenemos sexo, punza y arde mucho. No le he dicho a mi esposo de esto porque no quiero decepcionarlo. Muchas noches me quedo ahí llorando cuando terminamos, porque duele, física y emocionalmente. Se lo mencioné a mi doctor una vez, pero él no pudo encontrar nada malo en el examen (el cual fue muy doloroso) y pensó que tal vez necesitaba trabajar en algún asunto. Hace unas semanas, no podíamos tener sexo del todo y le dije que simplemente era porque estaba muy cansada. Desde entonces lo he evadido porque siento demasiada presión por lo que pasó en el pasado. Él realmente ha cambiado y nos amamos. No quiero volverlo a perder”.

Ashley

Problemas relacionados al dolor sexual a causa de endometriosis

“El sexo nunca ha sido muy cómodo para mí pero han habido ocasiones en las que ha sido mejor que otras. Tenía endometriosis y cuando recaía fuerte, el sexo dolía mucho. El doctor dijo que si se me hacía una histerectomía la endometriosis desaparecía y podría tener una vida más normal. Tuve la cirugía tres años atrás, pero aunque me siento bien y ya no queda cicatriz, la penetración o movimiento del pene causa ardor y dolor. No lo comprendo. No debería seguir teniendo problemas femeninos porque el problema fue extraído, sin embargo pareciera que mi vagina siempre se está contrayendo al intentar el coito. Mi esposo es muy paciente, pero ¿cuánto tiempo más podrá esperar? Él no se casó para esto. ¡Debe haber algo que yo pueda hacer!”

Tracey

Problemas después de cirugía

“Gozamos de una vida sexual  normal hasta que tuve complicaciones por una cirugía pélvica. Mucho después de que mi cuerpo sanara, mi esposo ya no podía lograr penetrarme. Era casi como tener una pared donde solía estar una abertura. Me dolía cada vez que tratábamos, a pesar de que los doctores afirmaban que no había ningún problema físico. Un especialista sugirió que podría tener vaginismo. ¿Se puede tratar esto o estaré destinada a vivir así para siempre?”

Desiree

Problemas después de violación

“Tengo 24 años de edad y nunca he estado casada. Sin embargo, he estado en algunas relaciones íntimas en las que disfruté mucho del sexo. Cuando tenía 22, salí con un patán que usó la fuerza y me violó al finalizar la noche. Aún recuerdo estar acostada ahí sintiéndome sucia y usada. Desde entonces, he salido con unos cuantos muchachos pero usualmente con miedo de acercarme mucho. Pero, hace tres meses conocí a alguien diferente; un hombre maravilloso de quien creo estar enamorada. Tratamos de tener relaciones unas pocas veces, pero me sorprendí de ver que simplemente no podía. No lo comprendo. El sexo estaba bien antes de que fuera atacada, pero ahora que conocí a alguien realmente especial, no parezco poder hacerlo. ¿Podría tener que ver con la violación?”

Pin It on Pinterest

Share This